Spanish ES English EN French FR German DE Italian IT Dutch NL Portuguese PT

Nuestro Blog

Clínicas Auramed
Posturas para dormir durante el embarazo

Dormir durante el embarazo: posiciones, problemas y consejos

Consejos embarazo

El sueño es una etapa de recuperación del cuerpo humano. Por ello, dormir las horas recomendadas ayuda a evitar muchos problemas y el cuerpo recupera las energías gastadas durante todo el día.

En especial, las mujeres embarazadas deben respetar sus horas de sueño, porque no sólo recuperan su energía, ¡sino que esto favorece al bebé!

Aunque, debes acotar que, hacia los últimos meses del embarazo, se vuelve muy complicado conciliar el sueño y poder dormir las horas necesarias para recuperarse.

Durante la noche, también se presentan idas al baño muy frecuentes, acidez estomacal,
calambres en las piernas, posibles contracciones de Braxton Hicks, y más.

Hasta los antojos pueden presentarse a medianoche. Todas estas cosas retrasan el sueño, el cuerpo no se recupera del todo y agota a la mujer embarazada.

A pesar de que es todo un reto lograr dormir bien durante el embarazo, se debe hacer lo posible para mantener una rutina de sueño y hacer ese momento lo menos complicado posible, aliviando así algunos inconvenientes.

Posturas para dormir durante el embarazo

Es por esa razón que se deben conocer las posibles causas, las posturas que son más convenientes para dormir mientras se está embarazada y algunos consejos para conciliar un sueño reparador durante ese período de tiempo.

Posibles causas que interrumpen el sueño durante el embarazo

En sus primeros meses de embarazo, es posible que las mujeres duerman más de lo habitual, ya que apenas se está formando el bebé, la placenta, se necesita más sangre y el corazón late más rápido.

Todos esos cambios se están generando en el cuerpo de la mujer, porque ahora va a alojar durante nueve meses a un nuevo ser.

Y todo el cuerpo comienza a trabajar para dar lo necesario al bebé en su formación.
Es que se deben distribuir los nutrientes, no sólo a los órganos de la madre, sino a los del bebé también.

Esto genera un agotamiento de la madre y, por esa razón, lo más probable es que la mujer duerma muchas horas más.

Pero, ya en los últimos meses del embarazo se invierte este papel. Hay otros factores que comienzan a producirse e impedir que la madre pueda conciliar un sueño reparador e ininterrumpido.

Por ejemplo, las idas al baño se vuelven más frecuentes a medida que el bebé va creciendo. Esto se debe a que el útero va en aumento y toma el espacio en el vientre, presionando la vejiga y no
permitiéndole extenderse más.

También los riñones, como todos los órganos, comienzan a trabajar más ya que deben filtrar más sangre y esto origina un aumento en la cantidad de orina.

La frecuencia cardíaca también aumenta durante el período de embarazo, porque el corazón tiene que bombear más sangre al cuerpo. Recuerda que ahora hay un nuevo ser que necesita de esta sangre.

Se puede presentar también dificultad al respirar, ya que al crecer el vientre y el bebé ocupa más espacio, presiona la parte baja del diafragma que está justo debajo de los pulmones.

Por otro lado, los dolores en la espalda y en las piernas son comunes por el peso adicional que está portando. A medida que el bebé va creciendo y aumentando de peso, la mujer embarazada es la
que va soportando ese peso adicional.

En ese caso, los músculos de la espalda se comienzan a tensar, ya que el peso está en la parte de adelante del cuerpo.

Los calambres en las piernas también son otro de los problemas que se producen durante el embarazo y pueden molestar a la hora de dormir.

La acidez gástrica es común durante el embarazo, ya que la digestión se vuelve más lenta, por lo que los alimentos se mantienen mucho más tiempo en el estómago produciendo esta acidez. Incluso,
puede sufrir de estreñimiento también.

Algo que también sucede es el estrés causado por la preocupación de ser madre o por la salud del bebé, siendo un factor que afecta a las mujeres embarazadas y que no permiten que se concilie el sueño normalmente.

Durante este período de tiempo se hacen frecuentes las pesadillas y los sueños vívidos en las noches, interrumpiendo el sueño de la madre y no permitiendo reparar las fuerzas agotadas.

También se puede presentar el movimiento del bebé con mayor frecuencia durante la noche. Incluso, los famosos antojos, que son comunes en las mujeres embarazadas, pueden originarse en las noches despertando a la madre con ganas de comer alguna extravagancia.

Las mejores posturas para conseguir un sueño reparador durante el embarazo

Durante el embarazo, sin duda es agotador tratar de conseguir una postura perfecta para poder dormir a gusto.

Sin embargo, dormir de lado es la mejor postura para las mujeres embarazadas. En ese caso, dormir del lado izquierdo favorece mucho más que el lado derecho.

Cuando duermes del lado izquierdo, se favorece la producción de oxígeno para el bebé y la distribución de nutrientes. Además, La hinchazón se reduce debido a que la función renal mejora en esta posición.

Debes evitar a toda costa dormir de espaldas, porque el peso del bebé presionará todos los órganos internos e incrementará los dolores de espalda y hemorroides.

También porque se presiona la vena cava y no se permitirá llevar con normalidad la sangre al corazón, causando más cansancio y hasta mareos.

Y, por supuesto, son obvias las razones por la que no se debe dormir boca abajo: los daños que puede causar al bebé y a la madre.

Recuerda que existe en el mercado unas almohadas especiales para mujeres embarazadas, y éstas pueden ser de ayuda para sostener la barriga cuando es muy grande, y de esta forma se alivia el peso de la misma.

Consejos

Es importante que durante el embarazo reduzcas el consumo de productos con cafeína. Lo más aconsejable es que los consuma en las mañanas o durante el día, y nunca a la hora de dormir.

Otra recomendación es que evites comer demasiado antes de acostarte. Cena muy ligero y unas horas antes de ir a dormir. Igualmente, evita tomar muchos líquidos para no ir tanto al baño luego.

Además, practica ejercicios de relajación antes de acostarte, haz una lectura ligera, toma un baño tibio, de manera que puedas relajarte.

Evita todos los aparatos electrónicos que tengas antes de irte a la cama, no mires la Tablet o el móvil, ni el ordenador tampoco: ellos alteran la somnolencia y reducen la producción de melatonina.

Por último, ¡busca una posición cómoda para dormir como las que te ya te recomendamos!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email