Spanish ES English EN French FR German DE Italian IT Dutch NL Portuguese PT

Nuestro Blog

Clínicas Auramed
Dieta durante el embarazo

Alimentación durante el embarazo

Alimentación durante el embarazo

La mujer embarazada, requiere de cambios en su alimentación, todos debidamente supervisados por el especialista.

En ese caso, hay que incluir alimentos con el aporte de vitaminas, minerales y energía necesarios para el crecimiento y desarrollo normal del bebé, además de los cambios generales en el cuerpo femenino durante el embarazo.

El embarazo y la práctica de la lactancia materna, son fases naturales de la madre que exigen un gran aporte calórico y de energía que se incluye a través de la dieta que consume diariamente.

Por ello, hablaremos más sobre la Alimentación durante el embarazo…

Alimentación durante el embarazo

 

Una dieta planificada, supervisada y divertida durante el embarazo

El especialista en nutrición, en conjunto con el obstetra, guiarán al paciente sobre el tipo de dieta variada y completa que debe cumplir durante su embarazo.

Aquí se indicarán los alimentos que se deben incluir y excluir según las necesidades específicas de su organismo, la frecuencia de dicha alimentación, así como las horas estipuladas.

Una mujer embarazada promedio requiere por lo general al día, ingerir entre 2.300 a 3.000 calorías, distribuidas en alimentos ricos en proteínas animales, tales como: carnes, pescado, leche, huevos y proteínas vegetales.

Estas últimas las encontramos en las legumbres, avena, trigo, además de frutas en especial los cítricos, verduras y carbohidratos sanos.

La distribución de alimentos durante el día, se recomienda que se realice en 5 comidas, las cuales son: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.

En todos los casos, se sugiere la eliminación o reducción considerable de frituras y la condimentación con especias en las comidas, recomendando su preparación al vapor o a la plancha.

Los alimentos que se incluirán en la dieta de la embarazada, deben contar con contar con las siguientes características:

  • La ingesta diaria debe contar con alimentos ricos en nutrientes, vitaminas y minerales como: hierro, yodo, calcio y ácido fólico.
  • Los ingredientes en esta dieta deben ser bajos en grasa.
  • La mitad del plato debe incluir verduras y hortalizas, y el resto debe dividirse un 25% cereales preferiblemente integrales y el resto alimentos proteicos tanto animal como vegetal.

Como se mencionó anteriormente, el menú será distribuido diariamente en 5 raciones, porque de esta manera se facilita el proceso de digestión de la madre, reduciendo considerablemente problemas estomacales como: la acidez, estreñimiento, reflujo y pesadez.

¿Por qué es necesario seguir una dieta equilibrada y variada durante el embarazo?

La importancia de cuidar la ingesta de alimentos durante el embarazo, se debe a que un desequilibrio en tus comidas puede traducirse en el riesgo de partos prematuros, desnutrición infantil y aparición de enfermedades.

En este último caso, hablamos de diabetes gestacional, hipertensión, obesidad y complicaciones de salud en general para el bebé.

Durante el embarazo surgen muchos cambios en el cuerpo de la mujer, tales como el desarrollo de nuevo tejido mamario para la lactancia, la formación de la placenta, formación y fortificación del tejido que formará el útero.

Todos estos cambios repercuten directamente en el peso del paciente y es por esta razón que se debe vigilar con cuidado el incremento del mismo mes tras mes.

En ese caso, el incremento del peso promedio debe estar entre 6 a 12 kg, aunque cada paciente es único y según sus características específicas, ¡el valor puede variar!

Recomendaciones alimenticias que debes seguir para un embarazo saludable

Las siguientes recomendaciones para las embarazadas, tienen como objetivo establecer algunos consejos generales que conducirán a una correcta alimentación.

Dieta durante el embarazo

Los macronutrientes son aquellos conformados por grasas, proteínas e hidratos de carbono, de los que se obtiene la energía necesaria para un correcto funcionamiento del organismo.

Durante el embarazo, debes incorporar los macronutrientes y micronutrientes en tu dieta diaria, iniciando con el primer grupo:

  • Hidratos de carbono: sustituye los considerados de absorción rápida como los productos dulces y procesados por hidratos de carbono de absorción lenta que puedes conseguir en harinas y cereales integrales, pan integral, legumbres, hortalizas, etc. Esto regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Grasas saturadas y colesterol: es vital que se realice la sustitución de este tipo de grasas de origen animal por aquellas presentes en los vegetales, siendo mucho más saludable tanto para el bebé como la madre.
  • Frutas y verduras: de este grupo de alimentos debes asegurarte de incorporar aquellos con un alto contenido de fibra, lo cual ayuda a regular el comportamiento del tracto digestivo, evitando problemas como el estreñimiento.

En cuanto a los Micronutrientes, dentro de su grupo encontrarás las vitaminas y minerales que el organismo requiere en cantidades pequeñas, para así realizar múltiples funciones durante el embarazo:

  • Hierro: compuesto que localizamos en los glóbulos rojos, que se encargan de transportar el oxígeno a todos los órganos del cuerpo por medio de la sangre y cuya demanda durante el embarazo se incrementa. Este mineral lo conseguimos en algunas legumbres y verduras.
  • Calcio: elemento primordial para el desarrollo del sistema óseo del bebé, entre otras funciones secundarias y se puede encontrar en hortalizas verdes, semillas y derivados lácteos.
  • Ácido fólico: su consumo es muy importante antes, durante y después del embarazo, ayuda a fortalecer el desarrollo de tejidos y órganos del bebé y suele recetarse en pastillas.
  • Zinc: nutriente de tipo esencial que debe vigilarse su nivel en el organismo, ya que una deficiencia del mismo puede conllevar a un adelanto del parto, lo puedes consumir en cereales y carnes.
  • Ácidos grasos: el consumo de omega 3 ayuda al desarrollo del sistema nervioso del bebé y este valioso elemento lo puedes encontrar en los productos del mar como toda la variedad de pescado y productos del mar.
  • Vitaminas A, B12 y C: deficiencias de cada uno de este grupo de vitaminas, se traduciría en complicaciones indeseadas en el parto, complicaciones de salud tanto para el bebé como la madre, por lo que es importante su consumo en lácteos, verduras, hortalizas, frutas y productos del mar.

Los micronutrientes tienen la ventaja de que pueden ser consumidos a través de suplementos, complementando tu alimentación para obtener los niveles deseados para lograr un embarazo saludable.

Adicionalmente, se requiere una correcta hidratación para evitar problemas gastrointestinales en la madre y el niño, además de que la deshidratación puede representar un problema para el correcto desarrollo del bebé.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email